Knitting: Una nueva moda

knitting kids
El que me conoce bien sabe que los trabajos con las manos no son mi fuerte. A menudo digo que si me cortaran las manos no perdería calidad de vida, y es verdad. No tengo paciencia para pintar, tejer, coser, barnizar ni nada de eso. Dentro de mis propósitos para la vuelta al cole, me he autoimpuesto la disciplina de hacer algo con las manos.

Y buscando, buscando, he visto que, aunque tradicionalmente tejer se ha asociado a las abuelitas y las solteronas, hacer labores se está poniendo de moda entre las mujeres jóvenes e incluso los hombres, que se suman a esta práctica para desconectar, relajarse y hacer amigos. Se trata de una nueva tendencia en la que también son protagonistas los "knitting cafés", o cafeterías en las que se puede tejer una bufanda mientras se charla y se hacen amistades con una taza de té caliente de por medio o, mejor aún, una cerveza. Además, el tejer en público tiene un efecto provocador. Hacer punto es un lujo, pues la lana es carísima y se tarda mucho más en hacer un jersey que en ir a Zara a por él.

El fenómeno de tejer en público bien podría verse como una terapia de grupo en una sociedad cada vez más individualista, donde las nuevas tecnologías que tanto nos gustan nos incitan a un "retorno al pasado". Así, los habitantes de grandes ciudades se sienten cada vez más atraídos por actividades como el tejer, la nutrición orgánica, la medicina alternativa, o el Feng Shui.

Dedicado a mi madre y a su etapa de “puntópata”, en la que se hacía 2 jerséis al día.

0 comentarios

Tus comentarios SIEMPRE son bienvenidos!