El marío, de compras en el aeropuerto

barajas T4
Es de todos conocido la animadversión del marío a ir de compras. Pero hay un sitio que gracias a su trabajo cosmopolita debe frecuentar: las tiendas del aeropuerto. Allí no tiene más remedio que comprar, gracias a los retrasos provocados por las compañías aéreas. Es el único sitio en el que se desata su lado consumista, el aire contaminado de queroseno le produce ese efecto.

Pero cómo por sus principios anticonsumistas no va de tiendas, le remuerde la conciencia y me llama cada diez minutos:

- Aeropuerto de Lisboa: “Oye Raquel, ¿compro toallas? He visto unas que te gustan, de nido de abeja, muy finitas, sin dibujos”. “Tú no eras –le digo-el que decía que como entraran más toallas en casa pedías el divorcio?...Además, mira que eres topicazo, comprando toallas en Portugal”
- Aeropuerto de Heathrow: “¿Te gusta la mermelada de jengibre?” “A mí? sabes que detesto cualquier cosa gelatinosa y dulzona. Pero si te apetece...” (excusa perfecta para comprarse lo que le dé la gana sin remordimientos)…
- Aeropuerto de Schiphol: “¡No encuentro after eight de chocolate blanco, como te gusta, pero hay muchos calcetines de colores, pilateros, te gustarán”…..
- Aeropuerto de Río de Janeiro: “¿Compro Cachaça? Oye, igual no vuelvo, me gusta tanto esto”…….”Eh! Ven acá pa acá ahora mismito! ¡Es una orden!”
- Aeropuerto Charles de Gaulle: Esto está lleno de ropa interior preciosa, te va a encantar…..ummmmmmm…
- Aeropuerto de El Prat: Otra vez retraso, esta vez de una hora…Qué desastre. Hay un Amancio, ¿te compro algo? Pero paso de tallas y tendencias, lo que a mi me dé la gana, eh!!

Ahora que por tu nuevo trabajo tendrás que viajar menos al extranjero, echarás de menos estos momentos de compras compulsivas. ¿Te acoplarás entonces a mis momentos de shopalcoholic? Sigan atentos a próximos capítulos.

28 comentarios

  1. Va a haber que ponerle un chip localizador, pero chica, no te quejes, que el mio como mucho me trae regalitos de la gasolinera de Colmenar. Y si te pudieras apuntar alguna vez..., ya te dije que a Barsil no se les puede deajr ir solos.

    ReplyDelete
  2. Solamente me apunté una vez, a Noruega, me encantó visitar una piscifactoría y que la mujer de otro (una cateta) se presentara allí con tacones de aguja....Nena, hay que llevar siempre calzado apropiado!!!

    ReplyDelete
  3. Con lo mona que habria estado con unas hunter. Que daño ha hecho Katie Holmes...

    ReplyDelete
  4. Jajaja! Qué lindo tu marío!
    Aún estando liado de curro se acuerda de comprarte chucherías!

    Pero lo que dice Gemma, aprovechate tu también... jopé Brasiiiiillll!!

    Besicos

    ReplyDelete
  5. Jajaja, pues sí, la verdad es que los hombres tienden a sacar su vena consumista en los viajes de trabajo... El mío igual, y ahora que viaja algo menos me compra muchas menos cosas, cosa que agradezco. Eso sí, cuando volvió de Milán con sólo un frasquito de perfume del aeropuerto... pa' matarlo! Si es que lo tenía que haber acompañado...
    Muas!

    ReplyDelete
  6. La última vez que estuve een Londres me gasté todas las libras de sobra(?) para no ir al banco a cambiarlas,superrazonable.

    ReplyDelete
  7. buenas raquel
    este comentario es para que te decidas a venir a sevilla alguna vez, me parece que se esta haciendo un buen grupo español de blog jajajajaj
    eso si buena comida buena bebida y buena musica
    tu decides cuando vienes , ya quedas invitada

    ReplyDelete
  8. Joder que suerte, a mi del aeropuerto solo me traen toblerones!!!

    ReplyDelete
  9. Pero por Dios donde estás? Ni desayuno ni na y luego desaparecida, tendré que buscarte entre tus fans...el marío es lo máximo, ya lo he visto yo, con su bufanda y siempre aturdío con el bombardeo de información...
    Pues nada, que tenemos pendiente el asunto tarjetas, espero verte esta tarde...

    ReplyDelete
  10. Qué suerte chica!! Yo sólo compro en el Dutty Free, y este verano una camiseta pa mi niño de French Conection me salió la mar de económica!!jeje

    Tú déjate querer!!Un besote!

    ReplyDelete
  11. JAJAJAJA, que divertido post
    Oye, parejas que dan grima supongo que te refieres a que asustan o no gustan mucho???
    Por lo de Tom y Katie digo yo ajja

    ReplyDelete
  12. Que suerte de mario!!!!
    Ojalá pille uno yo así y que además pueda apuntarme con él a todos esos viajes que se pega el tuyo!!!!!
    Un besito!

    ReplyDelete
  13. Yo tengo una pequeña manía aeroportuaria y es que sólo entro a tiendas de revistas. En mi último viaje me traje un cargamento brutal. Pero hay que reconocer que tanto el aeropuerto del Prat como la T-4 son a prueba de tentaciones. Por fortuna los aeropuertos gringos son una porquería en lo que a tiendas se refiere.

    Por cierto, Raquel, yo te iba a recomendar que le sacaras a tu marido la priority pass, así se metería en las salas VIP y no gastaría nada.

    ReplyDelete
  14. yo le dejaria, cuanto mas cara es la herramienta/repuesto/electrodomestico, mas caros pueden ser mis zapatos...

    ReplyDelete
  15. jolines k suertee, tanto viaje!!ojalá sea yo la que tenga k viajar tanto, k estudiando empresariales, aun puedo lograr un trabajito de esos,jejej!! me xifla viajar!!

    ReplyDelete
  16. Pues yo estoy con tu marido, a mi me encanta eso de los aeropuertos grandes donde puedo matar el tiempo consumiendo, desde luego, conmigo hacen un buen negocio!!

    ReplyDelete
  17. Jajajaja, que gracioso tu marío,aunque creo q a muchas nos gustaria tener un marío asi que de vez en cuando le salga su vena consumista, jejeje.

    besitos

    ReplyDelete
  18. Muy bueno! La verdad es que los aeropuertos llegan a ser tan aburridos que comprar es casi compulsivo... tendrían que tener un bonito bar americano, emborracharnos de Manhattans mientras esperamos nuestro vuelo saldría más barato!

    ReplyDelete
  19. Los bares de los aeropuertos son cutrísimos, con tanto vaso de plástico, tanto zumo de bote, tanto sandwich revenío!

    ReplyDelete
  20. Esto lo haces para darnos envidia... Nadie tiene un marido así! No es verdad! No existe!

    (PS: las cosas buenas de un marío no se deben contar en público jamás; puede entrañar grave peligro...)

    ReplyDelete
  21. Pedi a mi marido, en su último viaje, (que no fue la muerte, por Dios!) que me trajera algo. Me trajo 3 Toblerones gigantes (así como el marido de Esther) Pero si a mi no me gustan!! Se los comió él solito!! argh!! Y yo pensando que me iba a traer un perfume...

    ReplyDelete
  22. el mio, que viaja mucho, es de los de traer comida: queso de Francia, mermelada de naranja y whisky de UK, stollen de Alemania, anacardos de Brasil, licores típicos de mil sitios.... En plan super del CI en una de sus semanas internacionales.

    ReplyDelete
  23. ...la soltería tiene estas cosas... naaaaadie te trae regalitos! (Arg!)
    ...No obstante Señor Pilgrim, le recomiendo el bar del Marriot del aeropuerto de México DF.... puede usted ponerse hasta las cejas de Tequilas Sunrises, Whiskys en las rocas y Coco-Locos a precios razonables, y en un ambiente elegante, cosmopolita y de elegancia kitsh caribeña... todo eso acompañado de generosos platillos de cacahuetes... y el camarero es un señor picarón y cantor de rancheras... muy recomendable. ...A pesar de que trato de guardar las formas siempre... me quedé dormido-cocido-roncando en uno de sus sillones de Sky... demonios, tambien soy humano.


    (No lo deje de visitar...)

    ReplyDelete
  24. ...de todos modos a mi en los aerpopuertos me gusta comprar platilos conmemorativos... Un Platillo en Heathrow conmemorativo del cumpleaños de la reina madre... un platillo en Barajas conmemorativo de la boa de Felipe y Letizia... en Orly un platillo conmemorativo de la boda de Sarko y Carla... contribuyen a la exquisita decoración de casa...

    ReplyDelete
  25. Qué peligro tienen los retrasos de vuelos en los auropuertos, sobre todo cuando son como el del Prat o Barajas que tiene bastantes tiendas.
    Cada uno tiene sus manías el mío es e lhombre las colecciones, no hay que colección del periódico que no me haga, me tiene frita, ya no sé dónde meter tanto trasto.
    OOOOOODIO LAS COLECCIONES LEÑES.

    ReplyDelete
  26. Menuda suerte de maridito! El mio ni en el aeropuerto se desata. No le gusta nada esto de las tiendas...
    Besos

    ReplyDelete

Tus comentarios SIEMPRE son bienvenidos!