De tiendas en Lisboa


El pasado puente de Diciembre tuve la suerte de viajar hasta Lisboa, ciudad de la que tengo muy buenos recuerdos de otras ocasiones. Hace 8 años que estuve por allí, y he encontrado algunos cambios significativos: la globalización es un hecho, pero los portugueses saben conservar su patrimonio cultural y gastronómico, a pesar de la crisis económica. Las zonas turísticas ahora son más "cool", pero se mezclan a la perfección con el sabor añejo portugués, esa saudade que tanto les caracteriza. Las tiendas siguen teniendo ese encanto decadente, creando imagen de marca Portugal en el siglo XXI, y como muestra algunos descubrimientos:



Fabrico infinito

En este espacio multidisciplinar (o concept store como dirían los modernos) pueden encontrarse infinidad de objetos únicos, obras de arte, libros (Babel), ropa de marcas a punto de ser descubiertas y una excepcional cafetería: Nata Fábrica, donde los portugueses han conseguido dar la vuelta al tradicional pasteis de nata, convirtiéndolo en un postre cool, franquiciando Nata por el mundo. Qué gran lección para todos aquellos que se entregan a las malenis, qué gran lección...

 Mini by Luna
Confieso haber viajado pasando de largo delante de las tiendas de ropa y juguetes para niños, pero por razones obvias este lugar regentado por una catalana encantadora, y con marcas como Bobo Choses, BON TON, Mimi'lou, Blah Blah dolls y Caramel baby & child nos dió un respiro de juegos para un niño que empezaba a cansarse del culjanteo de sus papás. 

Mención especial merece la tienda A vida portuguesa, a la que dedicaré un post aparte.



Photos: Gratistotal. 

6 comentarios

  1. El Comidista publicó hace poco un post sobre los pasteis de nata. Yo los probé por primera vez en Oporto, hace nada y me encantaron. Mucho mejor que un cusqeik de esos

    ReplyDelete
  2. Lisboa es mi asignatura pendiente. Por lo que cuentas, y me han contado, es un lugar para perderse tranquilamente por sus calles y no tener prisa. Cuando vaya tendré en cuenta lo que dices para ir directa al grano.
    Feliz fin de semana.
    Ana

    ReplyDelete
  3. No he tenido la suerte de probar los nata pero estaría encantado. Yo tampoco soy ningún fan de los cupcakes. Donde se ponga un buen pionono o un pestiño o cualquier cosa artesanal y bien hecha que se quiten los pasteles hipsters. Para mí Lisboa aún es un sueño de melancolía que espero poder visitar pronto, mientras tanto, gracias por tu post para seguir soñándola.

    ReplyDelete
  4. Paco, ya no es tan melancólica, es más moderna

    Ana, es una ciudad muy bonita y recoleta

    MJ, yo tengo la receta y es facilisimo!

    ReplyDelete
  5. Yo siempre corriendo por Lisboa por trabajo. Un horror de viajes sin poder disfrutar. Que ganas de coger tu hoja de ruta y pegarme un buen paseo.

    Zepequeña.

    ReplyDelete
  6. ZEPETIT, yo tengo unas ganas de ser el turista accidental!!

    ReplyDelete

Tus comentarios SIEMPRE son bienvenidos!